Skip to content

22 octubre, 2009

Cooper vaticina una segunda revolución tecnológica en 20 años, con móviles inteligentes

Cooper sueña con un mundo sin cables donde nos comuniquemos mejor, y donde estemos conectados en las condiciones de seguridad deseadas, con menores costes y redes abiertas. En cuanto a los dispositivos móviles empleados para ello comentó que la buena tecnología es «invisible, con aplicaciones intuitivas».

Ingeniero de profesión, Cooper considera inadmisible que el manual de instrucciones de un teléfono móvil resulte más pesado que el aparato y tan complejo como se presenta en ocasiones. Como ejemplo, expuso el sistema de marchas para conducir un vehículo, que es idéntico en cualquier parte del mundo, e instó a abandonar la obsesión de algunos científicos por incorporar un gran número de aplicaciones sobre un mismo dispositivo.

El galardonado con el premio «Príncipe de Asturias» de Investigación Científica y Técnica señaló que los desarrollos experimentados en este campo ofrecen una oportunidad de investigación en tecnología ligada a la sanidad. De esos móviles inteligentes citó, entre otras aplicaciones, la posibilidad de prever con una anticipación de entre dos y veinticuatro horas un infarto de miocardio. Y mostró un parche adhesivo que, colocado sobre la piel, permite obtener datos de las funciones vitales de la persona y enviarlos a un dispositivo móvil. «Vamos a anticiparnos y a curar enfermedades antes de que el individuo se dé cuenta», explicó. Con este dispositivo también se puede medir la ingesta calórica de una persona para lanzar una advertencia al usuario si sufre problemas de obesidad.

Cooper, que charló animadamente con los estudiantes de la Universidad de Oviedo durante aproximadamente una hora, descartó, a preguntas de los universitarios, que el uso del teléfono móvil suponga una afectación para la salud, salvo cuando se emplea al volante del coche. «Cualquier nueva tecnología entraña un riesgo pero tenemos que aceptarlo por las compensaciones que lleva aparejadas», explicó a los estudiantes.

El director de la Cátedra Telefónica de la Universidad de Oviedo, Fernando Las-Heras, presentó a Cooper como un «visionario, el Julio Verne de nuestra época» por haber transformado el mundo de las comunicaciones móviles. «Es una referencia excepcional para cualquier investigador, especialmente, para los ingenieros de este campus», indicó. «Es un investigador excelente», apostilló el rector de la Universidad, Vicente Gotor.

Dos tercios de la población mundial disponen ya de un teléfono móvil, con 4.400 millones de abonados en todo el planeta, 52 de ellos, sólo en España. Una revolución cocinada por Cooper hace 36 años.

Fuente: Lne

]]>

Articulos relacionados:

  1. ARM presenta chip para teléfonos inteligentes más rápido, más fresco
  2. Para el 2010 Nokia lanzara móviles con 4G
Read more from Sin categoría

Share your thoughts, post a comment.

(required)
(required)

Note: HTML is allowed. Your email address will never be published.

Subscribe to comments